Un reporte traducido del “Norwegian weekly Hjemmet”  Julio 2001,  sobre el efecto de Vita Biosa

Medicamento para vacas me salvo la vida

Los médicos se habían dado por vencidos con el veterinario Vagn Baastrup, pero él encontró un remedio milagroso.

En 1985 Vagn Baastrup fue admitido a la sala de urgencias de un hospital. Había perdido 25 kg de peso y no era más que “un palo cubierto de piel”, como él mismo dice.

Los doctores le realizaron varios exámenes y descubrieron que tenía una inflamación crónica del páncreas. Le suministraron muchos medicamentes, lo que empeoró la situación.  Nada le servia. Habiendo probado uno por uno, decido suspender los medicamentos y dejar todo así. Los médicos se dieron por vencidos en 1996. No sabían que más suministrarle, y le dijeron que se fuera a su casa  y le aconsejaron se encargara de organizar y distribuir  sus bienes personales antes de morir. El volvió a casa junto a su esposa e hijo y trató de prepararlos y preparase para lo que parecía inevitable, su muerte.

Vagn padecía de mucho dolor y continuaba perdiendo peso. Pero por algún milagro seguía vivo. La situación se fue tornando cada vez peor. En 1999, Vagn fue admitido nuevamente en el hospital. Esta vez regreso a casa con una provisión impresionantes de morfina, que debía tomar para contrarrestar el terrible dolor que lo acompañaría durante los últimos días de su vida…..

  • Yo ya no era un ser humano, era un zombi. Sobreviví, aunque todas las probabilidades estuvieron en contra mío, dice el veterinario mientras enseña una carta que recibió del hospital. Una carta con una sentencia a muerte. De repente, rompe la carta en dos: – “¡Estoy sano! ¿De qué me sirve ahora este terrible pedazo de papel?”


Vita Biosa
– Cuatro veces al día

Siendo un veterinario, Vagn posee conocimientos razonables tanto de animales grandes como pequeños.  Pero los microorganismo eran algo nuevo para Vagn. El vino a conocer de ellos, a través de un artículo en el periódico “Aarhus Stiftende”.

El artículo del periódico se refería a la tecnología de la naturaleza, a los microorganismos, los cuales obviamente poseen la habilidad de romper muchos  medicamentos y sustancias toxicas utilizados en la agricultura, tanto en plantas como animales.

El artículo mostraba el caso específico de un hato lechero en Randers, Dinamarca, donde los animales estaban tan enfermos, que el ganadero no podía vender la leche o la carne de los animales.  El ganadero roció los animales con microorganismos seleccionados y al poco tiempo los animales recuperaron la salud.  ¡La naturaleza ayudó a la naturaleza!.

  • Cuando trabajaba como veterinario, estaba especialmente interesado en bacteriología, y la información en el artículo parecía ser lógica y sensata. Y si los microorganismos pueden ayudar en el caso de infecciones animales, porque no, ¿servir de igual modo a los seres humanos? Si se desaparecieran todos los animales de la faz de la tierra, los microorganismos continuarían viviendo. Pero sin los microorganismos, todos los animales, y la vida en la tierra dejarían de existir. Estos organismos microscópicos juegan un papel primordial en  todos los seres vivientes. Instintivamente sentí que estos organismos tenían mucho trabajo por hacer en mi cuerpo.

Vagn averiguó dónde conseguir los microorganismos y ordenó algunos litros.

  • Empecé con una dosis baja, después aumenté la dosis a 25 ml cuatro veces al día. Y fue entonces cuando noté que algo había comenzado a ocurrir. Comenzó como un ronroneo en mi interior. Se sentía como si un cepillo estuviese limpiando todo mi intestino. Al mismo tiempo, noté que estaba recuperando mis energías. Pude reducir la cantidad de morfina que estaba tomando. Aumenté de peso. La diarrea que tuve por 15 años, paró. Toleraba los alimentos. El dolor desapareció. Una cosa positiva tras otra. Y todo esto en cuestión de mes y medio.

 

La sorpresa de los médicos

En noviembre de 1999, Vagn fue llamado al hospital para un chequeo. Para entonces, él tomaba los microorganismos diariamente y llevaba haciéndolo 2 meses. Su doctor en el hospital de “Aarhus” se impresionó cuando vio al paciente. ¿Qué pasó?

  • Le dije la verdad, que cambie mis medicamentos. Y que había descubierto que la tecnología de la naturaleza trabajaba mejor que la medicina de los científicos. El médico quería pruebas, así que tuve que volver pocos días después para que me realizaran algunos exámenes. Pasados cuatro días, el médico me llamó: “¡Puede entrar al ejército si quiere! Todos los exámenes que le realizamos salieron 100% bien. ¡Usted no tiene nada!” El doctor casi gritaba por la otra línea. El estaba casi tan contento como yo. Dice Vagn.

 

8000 preguntas

Ahora era el turno para que Vagns apareciera en el Aarhus, periódico que cubre gran área de Jutland. El contó su historia y esto no fue sino la bola de nieve que iba a desatar la avalancha. Todo el mundo quería hablar con Vagn. ¿Era cierto lo que él contaba? ¿Existe acaso esperanza para otros males?

Vagn trae varios cuadernos. La mitad de ellos contienen nombres y números telefónicos, tres de ellos contienen solamente nombres y después solo marcas, ¡dos cuadernos completos!

  • Dejé de escribir los nombres de las personas después de cada llamada. El teléfono sonaba día y noche y continúa haciéndolo. Dice él.

A la fecha, por lo menos 8000 daneses han llamado a Vagn pidiendo ayuda. Aproximadamente 2000 de ellos han vuelto a llamar reportando efectos positivos al usar los microorganismos.

 

Trabajando duro

Vagn sintió que podría ser útil nuevamente, así que hizo un acuerdo con la firma que  le vendía los microorganismo. Ellos le mandaban el producto para que él se la entregara a las personas que lo llamaran pidiendo ayuda y consejo.

  • No me gané un solo peso con esta actividad. Mi gratificación era ver a las personas recuperar su salud. Yo viví cerca de la muerte por 15 años, y permítame decirle que no es agradable. Si puedo ayudar a otros ahora, lo haré  de muy buena voluntad. A pesar de estar pensionado en la actualidad, me dedico a cuidar mis palomas mensajeras. Ellas también reciben su ración diaria de microorganismos. Nadie sale de la casa sin haber tomado una copita de microorganismos.

 

Enfermedades que han sido superadas consumiendo microorganismos

  • Existen muchas. Miles de personas me han llamado, informándome de los males que han dejado de padecer con la ayuda de microorganismos, como por ejemplo: Colitis ulcerosa, Morbus Crohn (mal intestinal), infecciones de los bronquios, migrañas, males prostáticos, problema quinsy, candida, psoriasis, sinusitis y fibromialgia.

Respira profundo  y continua.

  • Ademas de estos males, he sabido de pacientes HIV-positivos cuya calidad de vida ha mejorado considerablemente, bebes prematuros que crecen y se fortalecen más rápido cuando sus madres toma microorganismos, personas intoxicadas (amalgama) y con artritis se sienten mucho mejor, los dolores se reducen significativamente (algunas veces hasta 90%). No podría saber todas, sin embargo le recomiendo lo pruebe usted mismo y me cuente los resultados.